domingo, abril 20, 2008

Disfrutando a J.S. Mastropiero

Torta de cumpleaños de chocolate :9, con servilletas cumpleañeras chillonas

Finalmente tengo (casi) todos mis regalos de cumpleaños. Medio mes después, pero valió la pena la espera.
Aunque ya pasó hace rato, lo pasé muy bien en esas fechas. Recibí muchas cosas lindas, aunque lo que más me gustó fueron los saludos de mis amigos y familiares. Una que otra llamada inesperada, torta, regalos, sonrisas. Me encantan los cumpleaños xD
Lo celebramos en conjunto con Morwen, y salió de lo más simpático. Poca gente pero buena, entretenido y con torta de chocolate. Qué más se puede pedir.


Ayer cobré un regalo con mi amiga Karix. Fuimos a ver a Les Luthiers, que presentaban "Los premios de Mastropiero" en la Arena Santiago. Por supuesto, compramos de las entradas más baratas, porque el presupuesto de pobre estudiante apenas alcanzaba para eso. Sin embargo, debo decir que eran excelentes ubicaciones, quedamos justo frente al escenario, cerca de la comida... ni una queja. La niña que nos llevó hasta el asiento tenía pinta de no entender el afán por ir a ver a unos viejitos argentinos, pero fue muy amable y nos atendió bien.

Foto de mi amiga Karen con las entradas en mano. Nótese la cara de felicidad y el largo de las entradas (que fue reducido a 1/3 de su tamaño original cuando entramos). Foto sacada justo antes de partir.

Llegamos bastante antes de la función, y aprovechamos de reírnos y mirar a la gente que entraba. Estábamos como cabras chicas, totalmente emocionadas con el espectáculo que iba a empezar en una hora más. Comimos comida chatarra, tomamos bebida... vimos como se llenaba poco a poco el recinto, quedando los sitios de precio intermedio más vacíos... y nos alegramos de estar donde estábamos porque seguramente veíamos mejor que en los otros sitios. Me habría dado una enorme rabia pagar más para ver peor.


Poco después de las 9, se apagaron las luces. Todas las miradas se fijaron en el escenario y entraron estos 5 hombres, vestidos de etiqueta como de costumbre, y comenzó la función.

Pasamos las siguientes dos horas y media entre Mastropiero, Othello, unicornios, talamedas, ocs, helechos, el arcángel Manuel, Esther Píscore, pinacotecas, merengue (se baten las claras a punto de nieve, se agrega el almíbar y se hornea veinte minutos), Raúl... a y el alambique encantador, riendo con el resto del público a mandíbula batiente (salvo en algunas ocasiones que pocos parecieron entender los chistes). Salimos a las 23.30, aún muertas de la risa, y caminamos hasta la Alameda, logramos tomar micro tras larga espera justo cuando vimos -con algo de aprensión- cómo en la esquina, a pocos pasos nuestros, se reunían un grupo de Neonazis.


Llegamos a mi casa aún felices y con las pilas puestas como una hora después. En la micro nos tocaron unos cabros chicos flaites que se peleaban (y olían a humo de hierbitas varias), así que fue un alivio bajarse.

Cantamos, vimos cosas en internet y nos dormimos tarde. Aún ahora sigo con la emoción xD
Aprendimos un par de expresiones nuevas muy útiles. Y canciones para todo momento.
Fueron horas de relajo que ambas necesitábamos.

Fue el broche de oro para el cumpleaños, así que ahora me tengo que poner las pilas con mi trabajo y terminarlo lo antes posible.
Aunque... aprovecho de reclamar, porque últimamente me ha estado molestando más que de costumbre la falta de urbanidad de alguna gente con la que tengo que tratar. ¡Qué horror! Detesto la falta de modales, y aún más en personas que deberían saber comportarse ante otros...
Es tan desagradable...
En fin. Mejor no sigo reclamando.

Saludos a todos, muchos ánimos y besotes.
EDIT: Imágenes subidas

1 Comments:

At 9:18 p.m., Blogger Valina dice:

Cumpleaños feliz =).
Literalmente si se saca lo cliché.

Q entrete ^^

Cómo sigue de ánimo? Aún de antisocial por la vida? Te faltan risas!!!!!

Un besote gigantesco.
Te quiero montones!!!!!!!!

Animosos

 

Publicar un comentario

<< Home